Empleados gracias a su material resistente, confiable, duradero, ahorrador de energía, higiénico, y fácil de instalar, los paneles aislantes representan una gran opción para la construcción, siendo posible que se hagan a medida de la edificación que se busque realizar.

Logran generar ambientes confortables gracias a sus propiedades reductoras de reverberación sonora y son capaces de mantener la temperatura que se esté buscando al interior de una construcción.

¿Qué son los paneles aislantes?

Los paneles aislantes o láminas tipo “sandwich” son un sistema constructivo compuesto por diferentes materiales, y tienen por objetivo principal aislar el calor o el frío de un área o habitáculo, proporcionando una protección acústica y térmica.

Son empleados por arquitectos e ingenieros para desarrollar sus proyectos que requieren un elemento óptimo para el aislamiento en viviendas y grandes superficies debido a sus características y a la relación calidad-costo, al reducir el consumo eléctrico y mejorar el confort térmico.

Poseen diversas propiedades que los hacen óptimos en la construcción: fungen como aislantes térmicos y acústicos, poseen propiedades mecánicas, brindan seguridad ante el fuego, propician un ambiente higienizado, y poseen características de impermeabilidad y sostenibilidad.

Su origen se remonta a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando hubo gran demanda de cámaras de conservación y frigoríficas, en aquel momento se consideró que este método sería útil para edificios funcionales e industriales. Pero hoy en día, el uso de estos paneles aislantes es habitual  en cubiertas o muros residenciales.

Usos principales de los paneles aislantes

Son ideales si se desea lograr una eficiencia energética sin salir de los parámetros del proyecto de construcción, lográndolo en tiempo y forma sin demeritar la calidad del resultado final.

Este tipo de materiales ayuda a mantener edificios confortables y espacios donde la temperatura requiere frialdad, como en el caso de la refrigeración industrial de alimentos.

Por lo general van ocultos; no obstante es posible encontrar los paneles aislantes en múltiples espacios, desde hospitales hasta estadios deportivos o almacenes frigoríficos. Son considerados una de las herramientas más importantes para hacerle frente al cambio climático.

paneles aislantes

Tipos de paneles aislantes

  • Panel de poliestireno

Su núcleo está inyectado de espuma de poliestireno, un material derivado del petróleo y el gas natural, de donde se obtiene el polímero plástico estireno en forma de gránulos.

Es un material reutilizable, con alta resistencia a la absorción de agua y resistente a la humedad. Sin embargo, al someterse a altas temperaturas puede perder rigidez y flexibilidad.

  • Panel de poliuretano

Su núcleo está inyectado por espuma de poliuretano, enchapado con dos láminas metálicas y comúnmente posee un acabado pintro en calibres 28 y 26. Sus propiedades minimizan el uso de climatización, y gracias a su composición se pueden añadir o quitar módulos dependiendo de las necesidades del proyecto.

  • Panel de polietileno

Compuesto por un núcleo de espuma de polietileno formando un bloque. Es económico, no inflamable y evita filtraciones y humedad. Aunque es de los menos empleados, pues su rendimiento térmico es inferior al de otros paneles aislantes.

  • Panel de yeso

Constituido por un material incombustible, tratado para ser resistente a la absorción de agua y recubierto en ambas caras por una superficie de fibra de vidrio. No puede ser reutilizado y sólo debe emplearse en áreas que no sean vulnerables a las inclemencias del clima.

Paneles aislantes para fachadas

Se trata de un revestimiento arquitectónico versátil para sistemas de fachadas ventiladas, balcones o soluciones de protección solar. Generalmente son laminados compactos decorativos de alta presión, con una superficie integrada que mezcla fibras naturales y resinas termoendurecibles, fabricadas a altas presiones y temperaturas, dando resultando un panel denso y estable sin perder sus cualidades estéticas y funcionales, de acuerdo a los requerimientos del proyecto arquitectónico.

Paneles aislantes para techos

Los paneles aislantes acanalados bilaminados cuentan con láminas galvanizadas que brindan una alta resistencia en ambas caras, con vista interior de forma lisa, y exterior en forma de canal que permite el drenaje del agua y la disminución de la fuerza del viento y objetos que puedan impactar en la cubierta del techo. Están recomendados para naves industriales y viviendas que requieran un aislamiento óptimo.

Paneles aislantes para muros

Los paneles lisos bilaminados son ideales para superficies lisas, mantienen su núcleo de poliestireno con cubierta resistente de acero galvanizado. Al contar con una superficie plana, estos paneles aislantes permiten la colocación de acabados sobre el muro.

Los paneles aislantes lisos con forro de vinil tienen las mismas características, exceptuando que no están conformados por lámina galvanizada, sino por un vinil, siendo una opción más económica; se recomienda el uso de mallas de fibra de vidrio para su aplicación.

Paneles aislantes térmicos

Reducen las transmisiones de temperatura entre el exterior y el interior, evitando o disminuyendo el uso de aparatos eléctricos destinados al confort eléctrico, por lo que reducen el coste en facturas de luz y gas.

El aislamiento térmico es logrado por las características propias de cada uno de sus elementos, tales como la baja conductividad, su impermeabilidad al agua, al vapor de agua y al aire, evitando la degradación del núcleo aislante garantizando así su durabilidad.

Paneles aislantes acústicos

Evitan o disminuyen los ruidos que provengan de fuentes externas, permitiendo reducir los decibeles hasta en un 70%, dependiendo del tipo de instalación. Generan un espacio acústico confortable y estético en interiores, reduciendo los niveles de reverberación, favoreciendo a la comunicación. Generalmente, el núcleo de estos paneles aislantes está constituido de espuma de poliuretano.

Materiales que conforman estos tipos de paneles

Los paneles aislantes, compuestos por dos caras de acero previamente tratado y un centro aislante de poliuretano inyectado (PUR) o poliuretano de poliisocianurato (PIR) que actúa como aislante térmico y acústico, de espuma rígida, cuentan con tres elementos básicos:

La cara exterior puede ser embozada –con relieve en algunos tipos de láminas-, lisa o con perfil acanalado tipo teja, pintado y en calibres 26, 24 y 22, mientras la cara interior, con las mismas características, pero disponible en calibre 28, siendo que la lámina completa es posible encontrarse desde 1” hasta 6” de ancho.

La unión entre distintos paneles aislantes se realiza a través de un sistema de fijación en las juntas laterales que mantienen el aislamiento y evitan condensaciones, previniendo la aparición de puentes térmicos.

La composición de este tipo de paneles propicia que el comportamiento mecánico permita la construcción de espacios de grandes dimensiones y además, poseen propiedades autopartes. Es decir, tienen una capacidad de soportar todo el peso del apilamiento sin sufrir ningún deterioro.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.