¿Qué es el galvanizado?

Antes de entrar de lleno a hablar sobre los tipos de galvanizado que existen, es importante comenzar por mencionar que el galvanizado es la capa protectora que se le aplica a metales, principalmente hierro y acero a través de distintos procesos.

Consiste en un revestimiento de zinc que funciona para detener la formación de óxido en la superficie del metal. La galvanización ha permitido la formación de materiales de construcción y para la fabricación de muebles y otros componentes mucho más duraderos a base de acero o hierro.

Gracias a ello se evita que sustancias corrosivas lleguen al metal que se encuentra bajo el recubrimiento de zinc, del mismo modo que, aunque el recubrimiento se raye, el zinc trabaja para que el material base no sufra de oxidación.

Diferencia entre galvanizado y zincado

Tanto el zincado como el galvanizado consisten en aplicar una capa de zinc al hierro o al acero para proteger a estos metales de las inclemencias de la intemperie o del contacto con sustancias que los puedan dañar.

La diferencia entre estos recubrimientos, consiste en el grosor de cada uno de ellos. Mientras que el zincado tiene normalmente un grosor de 0.2 milésimas de pulgada, algunos procesos de galvanización le brindan una capa de protección de 1.0 milésimas de pulgada al metal sobre el que se aplique.

Lámina de acero galvanizado

Tipos de galvanizado

Galvanizado en caliente

Para este tipo de galvanizado se utiliza una técnica de inmersión a través de la cual, las piezas de acero se sumergen en un baño de zinc fundido a altas temperaturas. El tiempo de inmersión dentro del baño determina el espesor que se obtendrá. Con esto se forma una unión metalúrgica entre la superficie del metal base y el zinc.

La inmersión en este baño de alta temperatura forma una capa de aleación intermedia entre el zinc de alta pureza y el metal en el que se aplica. Esta capa intermedia brinda una cantidad importante de protección contra la corrosión al metal base.

La capa exterior de zinc se desempeña como una barrera protectora del metal, y le brinda al material el color característico brillante. La capa interior es la que proporciona la zona de transición resistente al ataque sobre el metal base mediante el sacrificio del zinc.

Galvanizado en frío

Este proceso de da a partir de sumergir en las piezas en una solución de sal de zinc por electrólisis, para el chapado en el revestimiento, por lo general no se utiliza calefacción y sólo se le coloca a las piezas una pequeña cantidad de zinc, que en los ambientes húmedos es muy fácil de desprenderse.

El galvanizado en frío tiene solo 10-50 g/m2 de zinc, por lo que los materiales en los que se aplica no tienen gran protección contra la corrosión como los que tienen otros procesos de galvanización.

Galvanizado eletrozincado

El proceso de electrozincado para la galvanización de hierro o de acero, consiste en la aplicación de una capa delgada de zinc a la superficie del material base a través del uso de corriente eléctrica.

A este acabado también se le conoce como galvanoplastia y resulta en una superficie más delgada y menos resistente que el galvanizado en caliente, por lo que no se recomienda para uso en exteriores o en interiores con mucho tráfico o para piezas de uso rudo.

Los materiales galvanizados por electrozincado tienen una capa exterior de zinc, sin embargo carecen de la cama de aleación intermedia en la que se mezclan el acero o el hierro con el zinc.

Aplicaciones del galvanizado

Los diferentes tipos de galvanizado tienen una enorme cantidad de aplicaciones en diversas industrias: desde carrocerías de automóviles y componentes de bicicletas y motocicletas que están fabricados con acero galvanizado, hasta tuberías de agua potable y mobiliario para fábricas, laboratorios y hospitales, los materiales galvanizados se encuentran presentes en una amplia gama de usos.

Los metales galvanizados se encuentran en la industria de la construcción como componentes estructurales o de acabados, tuercas, pernos, herramientas, alambres de todo tipo, mallas y cercas también son realizados con acero o hierro galvanizados puesto que su proceso resulta económico y aumenta la vida útil de los componentes.

Son muy solicitados debido a que son una opción muy económica y tienen una gran durabilidad, requieren de bajo mantenimiento por la forma en que están fabricados y brindan gran protección y seguridad. Así que considera este tipo de material dentro de tu próximo proyecto de construcción en puerta.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.