Dentro del mercado de la construcción existen distintos tipos de láminas galvanizadas, el proceso por el cual son sometidas las hace perfectas para que sirvan como techos de metal con una duración firme e impasible a las inclemencias del tiempo.

Como parte de su historia de origen se sabe que el acero galvanizado fue inventado y desarrollado para uso comercial en la primera mitad del siglo XIX, por lo que con casi 200 años de trayectoria. El acero al carbono, cuando es sumergido en zinc fundido para la creación de su recubrimiento logra un enlace químico, produciendo un patrón de superficie cristalina que es resultado del acero galvanizado.

Esta clase de material puede ser utilizado para ejercer la función desde techos de cobertizo, hasta graneros antiguos e interiores industriales. Los diferentes tipos de láminas galvanizadas pueden adquirirse como techo o revestimiento para cobertizos, graneros o ser paneles de láminas de acero corrugado que otorgan a la estancia un toque de diseño interior industrial o de granja.

¿Qué son las láminas galvanizadas?

Por sí sólo el concepto de una lámina, es una hoja de metal lo suficientemente delgada de una expresión de calibre que va desde 12.7 mm hasta llegar a una capa mucho más delgada con 0.21 mm. 

En el caso del proceso del galvanizado se trata de un recubrimiento que se le hace para proteger al metal de la oxidación o cualquier otra contaminación atmosférica. Las láminas galvanizadas son el resultado de estos dos procesos dando como efecto un material apto para la industria automotriz, construcción, mobiliario o cualquier otra aplicación que precise de cualquiera de los distintos tipos de láminas galvanizadas.

¿Cómo se galvanizan las láminas?

Todos los diferentes tipos de láminas galvanizadas tienen que pasar por el proceso de inmersión a una temperatura aproximadamente de 450°C y quedar cubiertas 100% de zinc para que tenga una mejor desempeño ante la corrosión que se presenta en ambientes agresivos como en zonas cercanas al mar donde la sal acelera la destrucción del acero. 

Este proceso de galvanización evita que haya una oxidación con el paso del tiempo que causa que haya roturas en la estructura, dicho proceso protege al acero de la presencia de un electrolito, oxígeno y agua que la mayoría de las veces son causadas por el clima.

Tipos de láminas galvanizadas

Dentro del mercado de la fabricación de techos y muros existen distintos tipos de láminas galvanizadas en donde cada una cuenta con ciertas características, acabados y modos de fabricación, aspectos que las hacen aptas para ciertas áreas de la construcción.

Lámina lisa

La primera clase de lámina galvanizada que suele encontrarse dentro del mercado de la fabricación de techos es la lisa, se caracteriza por tener una estructura en forma de una hoja lisa de sección rectangular, es decir, es un producto de metal cuyo espesor es muy delgado. Además, se destaca por ser uno de los materiales más versátiles y por lo tanto sus aplicaciones cubren desde la minería, construcción, agricultura, catering, hostelería, envío, fabricación, aviación, medicina y transporte, etc.

Sin embargo, la lámina lisa es más usada para la elaboración de productos de línea blanca, electrodomésticos, sistemas de aire acondicionado e incluso tiene presencia dentro de la industria automotriz para la fabricación de accesorios y piezas expuestas. Es perfecta porque se puede manufacturar en distintas medidas y grosores de acuerdo a la necesidad que se requiera cubrir.

Lámina en rollo

A diferencia de las láminas galvanizadas tradicionales, la aplicación de la lámina galvanizada en rollo puede ser utilizada para fabricar componentes de naves industriales, electrodomésticos, automóviles, entre otros.

Pero la mayoría de las veces su aplicación más general es usada para recubrir paredes y techos para patios exteriores y bodegas, su diseño en rollo facilita su almacenaje y transporte, por lo que puede guardarse en almacenes y resistir a diferentes clases climatológicas y a la misma humedad.

Lámina acanalada

La diferencia que caracteriza a las láminas galvanizadas acanaladas de los demás tipos es que dentro del proceso de fabricación tienen que pasar por unas máquinas roladoras que van dándole la forma ondulada o rectangular que tanto representan a este tipo de laminados. 

Se utiliza para la construcción de techos, muros o bardas de distintos proyectos arquitectónicos como son la fabricación de almacenes, bodegas industriales, centros comerciales, casetas, espacios recreativos, de uso residencial en cocheras, patios, tejabanes y estacionamientos.

¡Conocé nuestras promociones en láminas galvanizadas!

Con más 25 años de experiencia dentro de la industria de la construcción, en Aceroform nos destacamos por ser una empresa 100% mexicana cuya especialidad es la comercialización y transformación de acero. Nuestra rama en el acero recubierto cuenta con los distintos tipos de láminas galvanizadas, cada producto viene con la garantía de tener un excelente precio, asesoría técnica y entrega a tiempo.

¡Llama al 55 5343 7025 y comprueba que tenemos una línea de productos extensa que goza de calidad!

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.