Existe una gran variedad de tipos de láminas, ya que se trata de los productos más utilizados en los trabajos industriales de metalmecánica. Este material es una gran opción para la construcción, ya que pueden ser utilizado para distintos propósitos: como mobiliario, estructuras para jardines, elementos decorativos, entre otros usos comerciales y domésticos.

La creciente demanda de los tipos de láminas se debe a su calidad y soporte, además de que cumplen con normas establecidas que garantizan su funcionalidad. Son un material accesible para el público, es posible encontrarlas en diversos grosores y espesores, lo que permite un grado distinto de resistencia o de flexibilidad, según los requerimientos de la obra.

Se suele pensar que las láminas responden a un estilo industrial o improvisado, incluso que la edificación ya terminada continuaría en “obra negra” o que su uso es provisional. No obstante, existen distintos tipos de láminas que pueden proveer de practicidad a la construcción sin demeritar sus aspectos estético y funcional.

No son únicamente de metal galvanizado, hay una gran variedad de tipos de láminas que permiten jugar con formas, texturas, colores y grosores, todas ellas con grados de resistencia y flexibilidad.

Este material se adapta a cualquier propósito, es de fácil instalación y de alta resistencia, por lo que es deseable que los tipos de láminas respondan a las necesidades específicas de este rubro, y que su uso sea particular en cada caso.

Láminas de acero

Son perfiles específicamente creados para su uso en la construcción de edificaciones como plantas y casas, su principal característica es que poseen la forma de hojas metálicas, también conocidas como chapas o plantas.

Se componen por una sola pieza de metal con algún tipo de acanalado y su forma rectangular le confiere propiedades estructurales que brindan un mayor soporte a la edificación.

Estos tipos de láminas pueden ser de acero al carbón pintado, acero galvanizado para evitar la corrosión o acero con recubrimiento zintro, además son buenos conductores de calor, lo que evita que la humedad se cuele a los interiores.

Sus canales pueden variar en grosor y forma y son utilizadas para la construcción de casetas, techos en bodegas, muros o cercas, naves industriales y centros comerciales techados.

En el caso del acero galvanizado, este material puede tener una bicapa de pintura horneada propiciando una gama de distintos acabados, a elegir según las necesidades de la construcción.

lámina losacero de la mejor calidad ACEROFORM

Láminas de policarbonato

Es una lámina hecha de termoplástico que se emplea en construcciones donde la iluminación natural es un requerimiento importante, pues su constitución que incorpora policarbonato celular o sólido permite el paso de la luz.

Es utilizada principalmente en albercas, jardines, viveros, invernaderos, cubiertas de establecimientos comerciales como restaurantes, terrazas, pasillos, cocheras; incluso para techar estadios y complejos deportivos.

La vida útil de estos tipos de láminas es menor que las de las láminas de acero, además de que su costo suele ser más elevado. Las láminas de mayor grosor son sólidas y soportan mayores impactos que otras láminas de materiales similares, tales como el acrílico, PVC o fibra de vidrio.

Si se busca economizar en el proyecto de la construcción es recomendable elegir alguno de estos tres últimos tipos de láminas.

Láminas tipo teja

Para emular las tejas españolas tradicionales, la lámina tipo teja galvanizada con terminado en la misma tonalidad y estética del barro constituye una solución de durabilidad a menor costo.

Se utiliza principalmente para fachadas y techumbres y posee las mismas propiedades de resistencia a los diferentes agentes contaminantes, así como a la corrosión y al desgaste del tiempo, por lo que su consistencia brinda soporte y durabilidad.

Estos tipos de láminas son de fácil instalación y poseen cualidades aislantes ideales para los espacios domésticos, cubiertas de recintos habitables como casas, iglesias y edificaciones campestres.

Al estar constituidas por acero galvanizado, esto les permite resistir notablemente temperaturas variables y las incidencias del clima.

Láminas de PVC

Es ideal el uso de estos tipos de láminas si lo que se busca es elegancia y durabilidad a un bajo costo, ya que pueden ser utilizadas en techos y fachadas comerciales y residenciales, granjas, invernaderos y espacios recreativos.

Son de fácil instalación, aislantes al ruido, al calor y a la electricidad, y su composición las hace anticorrosivas y reciclables. Resisten al impacto y sus agentes químicos propician que sean retardantes al fuego, además de que no requieren mantenimiento.

La lámina ultrateja elaborada de PVC cuenta con un diseño que busca mantener iluminados los espacios sin sacrificar la arquitectura y el componente estético del lugar.

La lámina tricapa termoacústica está compuesta por dos capas de PVC y una capa central de compuesto aislante con microburbujas, es utilizada principalmente en granjas e invernaderos.

Láminas acrílicas

También llamadas láminas traslúcidas, están hechas de acrílico o poliéster y se emplean generalmente en espacios domésticos o comerciales que requieren una calidad lumínica notable, pues por sus características  permiten el paso total de la iluminación natural.

Su constitución o densidad varía de acuerdo con el tiempo de vida útil para el cual será empleada, clasificándose en periodos de tres, cinco y diez años.

Por su capacidad de difuminar la luz, estas láminas se emplean regularmente para disminuir los costos de energía eléctrica, debido a la utilización principal de la luz del día, resultando una excelente opción para viveros, solares o cuartos de servicio.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.