¿Qué son los aislantes?

Para hablar de los diferentes tipos de aislantes que existen, primero debemos comenzar por definir el concepto de aislante, que se refiere a cualquier tipo de material que se utiliza para ocupar los espacios (pequeños huecos, grietas, lugares de difícil acceso detrás de paredes, sobre techos, entrepisos y entre muros, por ejemplo) en una construcción para reducir el flujo de calor, impedir el paso de la corriente eléctrica o el sonido, ya sea por reflexión o absorción.

Por esa razón, se conocen distintos tipos de aislamiento: el aislamiento acústico, el aislamiento eléctrico y el aislamiento térmico. Generalmente, cuando se habla de aislantes en la construcción, se refiere a aislantes térmicos que aumentan la eficiencia energética y los niveles de confortabilidad dentro de las edificaciones, especialmente de aquellas destinadas a uso residencial.

tipos de aislantes

Los aislantes térmicos son aquellos materiales que reducen la pérdida o ganancia de calor al proporcionar una barrera entre las distintas áreas que tienen temperaturas significativamente distintas. Algunos tipos de aislantes, además de brindar protección térmica, también actúan como aislamiento acústico.

Las temperatura fluye naturalmente de las áreas más cálidas a las más frías, durante el invierno el calor se mueve directamente los espacios cálidos a los espacios al aire libre o sin calefacción. Mientras que en el verano, el calor pasa del exterior cálido a los interiores más frescos y así, los aislantes funcionan ralentizando el movimiento del calor de un espacio caliente a un espacio más frío.

Tipos de aislantes

No todos los aislantes son iguales, existen distintos tipos de aislantes para atender las necesidades específicas de cada proyecto. Entre los más comunes se encuentran:

Espuma de poliuretano

El aislamiento de espuma de poliuretano, también conocido como espuma rígida o tablero rígido se encuentra en una presentación de panel que se puede cortar. Se trata de un material derivado del plástico que se fabrica mediante la formación de burbujas dentro del panel y se utiliza principalmente para proyectos de aislamiento de nueva construcción.

Poliestireno expandido

El poliestireno expandido es un material plástico de espuma blanca producido a partir de perlas sólidas de poliestireno. Es un material de espuma rígida cerrada producida a partir del estireno que forma la estructura celular y el pentano que se usa como agente de expansión; tanto el estireno como el pentano son compuestos de hidrocarburos. Es un material aislante muy rentable económicamente hablando.

Poliestireno extruido

El poliestireno extruido es un material aislante rígido, proveniente también de los polímeros de hidrocarburos, que se fabrica a través de un proceso de extrusión. Este tipo de aislamiento puede reducir significativamente el uso de energía dentro de un edificio, ayudando a controlar la temperatura de los interiores.

Lana de vidrio

La lana de vidrio es una fibra mineral fabricada con millones de filamentos de vidrio unidos con un aglutinante que da como resultado una fibra con textura similar a la lana. Durante el proceso de elaboración se atrapan cientos de pequeñas bolsas de aire entre el vidrio que funcionan como un material con propiedades de alto aislamiento térmico.

Lana de roca

La lana de roca es un material fibroso formado por hilatura o extracción de materiales fundidos o materiales de roca como la escoria de metal. Fabricado a partir de rocas y minerales hilados en pequeñas fibras, este material aislante se utiliza en una gran variedad de aplicaciones que van desde el recubrimiento de instalaciones hidráulicas, hasta el aislamiento de paredes en construcciones de gran tamaño, funcionando como aislamiento térmico y acústico.

Beneficios de los aislantes

Una característica de los materiales aislantes que aquí se describen es que son ligeros, por lo cual no representan mayor carga para las estructuras de las construcciones en las que se instalan, lo cual también facilita su traslado e instalación.

Muchos tipos de aislantes absorben el calor, detienen el flujo de calor conocido como conducción. La barrera radiante, por otro lado, refleja el calor del sol y se instala en los últimos pisos para mantener las construcciones frescas y cómodas (y con mayor eficiencia energética).

Los aislantes funcionan ralentizando el movimiento del calor de un espacio caliente a un espacio con menor temperatura. El aislamiento, en ese sentido, ayuda a aumentar la eficiencia energética de las construcciones al reducir la cantidad de calor que se escapa en el invierno y evitando que se caliente demasiado en los meses de verano.

Al instalarse correctamente, los aislantes pueden aumentar los niveles de comodidad de una construcción al mantener una temperatura constante y uniforme de un espacio a otro. El aislamiento también permite que se aumente la eficiencia energética de los edificios, reduciendo el gasto en calefacción y aire acondicionado.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.